577cc1cb 2eff 4d5d ba4c e845f5332b44
577cc1cb 2eff 4d5d ba4c e845f5332b44

Los alimentos básicos suben hasta un 30 % de precio en dos años

Los consumidores pagan algunos productos básicos entre tres y cinco veces más caros que el que cobran los labradores

patrocini Pous consultans nova llei
 

Varios alimentos básicos han subido más de un 30 % de precio final al consumidor en solo dos años. Según datos del Ministerio de Agricultura, recopiladas por el servicio de estadística del departamento de Acción Climática, el óleo de oliva ha incrementado el coste un 56 % desde el 2021 hasta mayo del 2023. En cuanto a la leche, el aumento es de un 40 %, una tendencia similar al arroz (38 %), los tomates (31 %), los huevos (30 %) o las mandarinas (28 %). De los productos básicos analizados por el ACN, la carne de cerdo procesada es la que más se ha disparado, un 92 %. El precio de los alimentos a los supermercados contrasta con el de los productores, puesto que según cifras también de Acción Climática, algunos productos son entre tres y cinco veces más caros que el que cobran los labradores.

La leche, los tomates, el óleo de oliva, el arroz y los huevos entre los que más suben

A diferencia del IPC, que muestra un índice de precios y las variaciones respecto a periodos anteriores, los datos de Acción Climática analizadas por la Agencia muestran el precio mediano real que pagan los consumidores. Así, el aumento del coste en algunos casos es más sustancial en los últimos dos años que en la última década. Por ejemplo, sucede con la leche, que en la media mensual del 2015 costaba 0,74 euros el kilo –una unidad de medida que prácticamente equivale a un litro en la leche– y, el 2021, 0,72 euros, después de años de estabilidad. El año pasado ascendió a 0,87 euros y, en la media de los primeros cinco meses de este año, ya ha llegado a 1,01 euros el kilo, superando la barrera del euro por primera vez. Los mismos datos reflejan que el gasto per cápita y mes en leche líquida ha pasado de 4 euros el 2015 a 4,69 euros actualmente, todo y una bajada en el consumo.

Otro ejemplo paradigmático es el óleo de oliva, teniendo en cuenta los tipo virgen y refinado. El precio por kilo –una cantidad ligeramente menor que un litro– era de 3,40 euros el 2015 y, después de unos altibajos, se mantenía en el mismo precio el 2021. Desde entonces, pero, también se ha ido ensartando, hasta los 5,30 euros el kilo en la media de los primeros cinco meses del 2023. La previsión es que continúe a la alza, puesto que el precio ya era de 5,62 euros el mes de mayo. El gasto en óleo de oliva cada mes ha pasado de 2,43 euros por persona hace dos años, a 3,10 euros este año, a pesar de, también, el descenso en el consumo.

El kilo del tomate, de media, ha pasado de 2,01 euros el 2021, a los 2,64 euros a Cataluña este año. En la misma tónica, el de mandarinas ha hecho un salto de 1,78 euros a 2,28 en el mismo periodo. El de arroz se mantuvo por debajo del euro el kilo hasta el 2018, mientras que la cifra se situaba en 1,13 euros el 2021 y saltaba hasta los 1,56 euros en la media mensual del 2023. Los huevos también son más caros que nunca, con un precio mediano de 3,33 euros el kilo este año, casi un euro más que en 2020.

La dinámica es la misma en el precio de las manzanas, que cuestan de media 1,77 euros por kilo, un aumento más suave, del 10 %. La judía tierna, con un incremento similar, se sitúa en los 4,24 euros el kilo, y el del pollo toca techo con un precio de 5,73 euros el kilo, un 19 % más que hace dos años.

  • En el caso del cerdo, se distingue entre la carne fresca, con un precio mediano este año de 7,65 euros, un 15 % más que el 2021, y la carne procesada, que se ha disparado un 92 % hasta los 20,88 euros.

Subidas significativas a nivel español, según el IPC

Los precios a nivel catalán que recoge el departamento de Acción Climática van en la línea de las subidas del IPC en los mismos productos a nivel español –el INE no desglosa los datos de productos concretos por Comunidad Autónoma. Si el aumento general de la inflación fue del 12,7 % el septiembre respecto a dos años antes, el de alimentos básicos fue más grande, como por ejemplo el arroz (34,1 %), la carne de cerdo (27,1 %), la leche entera (41,6 %), los huevos (37,8 %) o el óleo de oliva (90,5 %).


Entre tres y cinco veces más caro que el precio percibido por los labrador


Con datos de Acción Climática, los precios percibidos por los labradores catalanes son sensiblemente inferiores en varios casos al que acaba pagando el consumidor final. Uno de los ejemplos más dispares es lo del kilo de mandarinas, a 0,48 euros recibidos por el labrador, pero 2,28 euros pagados por el consumidor, cosa que casi quintuplica el que se lleva el productor. En el caso del pollo de granja vive, el precio de 1,36 euros que recibe el ganadero pasa a ser de 5,73 euros a la carnicería, cuatro veces más.

En cuanto al arroz, los labradores reciben 0,47 euros el kilo, pero el consumidor en paga 1,56 – una circunstancia similar al tomate, que pasa de 0,87 euros a 2,64 el kilo este 2023, y también a la manzana, de 0,59 euros a 1,77 euros. En cambio, según los mismos datos, la diferencia en el óleo de oliva es mucho más baja, con un rango de precios entre los 4 y los 5,50 euros por el productor dependiente del tipo, y un coste de 5,30 a los estantes de los supermercados.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?