Microsoft contracta Sam Altman
Microsoft contracta Sam Altman

Microsoft da un golpe definitivo en el mundo de la Inteligencia Artificial

El fin de semana pasado, el consejo de OpenAI despidió Sam Altman, hasta entonces consejero delegado, desencadenando una serie de acontecimientos que han dejado perplejo el mundo tecnológico

En un giro inesperado, la emprendida líder en inteligencia artificial, OpenAI, ha sufrido un terremoto interno que ha dejado la industria en suspenso. El fin de semana pasado, el consejo de OpenAI despidió Sam Altman, hasta entonces consejero delegado, desencadenando una serie de acontecimientos que han dejado perplejo el mundo tecnológico.

La noticia se propagó rápidamente, revelando un drama empresarial en qué lo principal inversor de OpenAI, Microsoft, contrató Altman como empleado al poco de su despido. Este movimiento llevó varios empleados de OpenAI, incluyendo el ex-presidente Greg Brockman, a seguir los pasos de Altman.

El lunes, una oleada de solidaridad hacia Altman inundó las redes sociales, con antiguos y actuales ejecutivos expresando su apoyo, insinuando una posible salida masiva de talentos de OpenAI.

A pesar de que el consejo de administración justificó el despido de Altman citando carencia de sinceridad en sus comunicaciones, las verdaderas razones permanecen a la penumbra. La comunidad de Silicon Valley ha llenado este vacío con especulaciones y críticas hacia el consejo de administración de OpenAI.

"Adiós OpenAI", declaró el fundador de AngelList, Babak Nivi, en un tabla el lunes, instigando los empleados a renunciar y calificando la junta de "incompetente sin medida".

OpenAI, conocida por su ascenso meteórico desde el lanzamiento de ChatGPT el 2022, ha cerrado importantes acuerdos corporativos y ha logrado una valoración impresionante de 86.000 millones de dólares. Altman, a pesar de que no es un investigador de inteligencia artificial, demostró habilidades comerciales destacables durante su tiempo a la empresa.

El giro en la historia se debe de en parte a la estructura peculiar de OpenAI. Iniciada como una entidad sin ánimo de lucro el 2015, la empresa evolucionó el 2018 a OpenAI LP, permitiéndole recaudar grandes sumas para atraer talento y potencia de cálculo. Sin embargo, el consejo de administración sigue siendo excepcionalmente independiente de la influencia de los inversores, centrado en la misión original de OpenAI.

La comunidad se pregunta si la prioridad de la misión sobre las ganancias llevó al conflicto interno. Gary Marcus, experto en inteligencia artificial, sostiene que el consejo tenía que proteger la humanidad, no solo la marca, sugiriendo que vieron peligro en las acciones de Altman.

El nombramiento del nuevo consejero delegado interino, Emmett Shear, cofundador de Twitch, refuerza la idea que la seguridad en la inteligencia artificial podría haber sido un factor clave en el despido de Altman.

El efecto colateral sorpresivo fue la afectación de Microsoft, el principal inversor de OpenAI. Todo y la sorpresa inicial, Satya Nadella, consejero delegado de Microsoft, aprovechó la oportunidad y contrató tanto Altman como Brockman para liderar un nuevo equipo de investigación de IA avanzada a Microsoft, reafirmando el compromiso de la empresa con OpenAI.

En medio del caos, la conclusión parece clara: en esta batalla interna, Nadella emerge como el ganador.

Fuente: businessinsider.es

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?