Correfoc de Caldes
Correfoc de Caldes

Marco Mayola

40 años del correfoc de Caldes

Los Diables de Estrac, que el año pasado hicieron 25 años, ya preparan el cumpleaños del correfoc

vlm capgros 03


Las fiestas populares de Caldes de Estrac están de enhorabuena. Si el año pasado los Diables de Estrac celebraban sus 25 años de vida, de cara al 2024 el pueblo vivirá los 40 años de su correfoc. Ángel Maculet, histórico capataz de los Diables de Estrac, recuerda el origen: "A pesar de que hay referentes de castillos de fuego de la época modernista, cuando los señores burgueses organizaban la fiesta mayor del pueblo a final de verano y lo acababan así, no es hasta el 1984 cuando se empieza a hacer el correfoc de Caldes, cosa que lo convierte en uno de los pioneros". Toma como referente el primero correfoc hecho a Barcelona en 1983, modelo que se repite el año siguiente a dos villas del Maresme: Caldes y Canet.

Los primeros correfocs de Caldes son organizados por los Comediantes y los Diables de Canet con sus dragones y la colaboración de vecinos, algunos provenientes de la pandilla de geganters del pueblo. Coincidiendo con el creciente número de dragones y bestias en todo Cataluña, se encarga la creación en 1990 del Dragón de Caldes por parte del Ayuntamiento y se hace cargo la pandilla de geganters: "Pero al cabo de un tiempo de actuaciones y debido a una serie de incidentes se decide arrestar el dragón y confinarlo a las buhardillas del Ayuntamiento", recuerda Maculet.

El correfoc se sigue organizando con la pandilla de Canet, los diables del Barrio Gótico y los diables de Huerta: "Esto es así hasta que en 1996 la asociación de jóvenes de Caldes 'Stock de Juego', en medio de un correfoc, se hace la pregunta: si tenemos un dragón -aunque esté confinado- por qué no montamos una pandilla? Y de esta pregunta nace el año siguiente, 1997, la pandilla de Diables de Estrac. Al principio, asesorados por la antigua pandilla de Canet, se hacen cargo del correfoc y de la liberación de la bestia. La bautizan con el nombre de Astharoth".

Desde aquel momento, la pandilla no ha parado de crecer y de incorporar nuevos miembros, hasta el punto de verse con la necesidad de crear la pandilla infantil de Diables y de hacer crecer la familia de dragones con una nueva dragona con el nombre de Nayla: "También sentimos una satisfacción enorme de ser la pandilla que llevó los correfocs a otros pueblos, cómo Sant Vicenç de Montalt, donde ya hace 25 años que lo organizamos".

Ángel Maculet expone qué dos aspectos hacen del Correfoc de Caldes una experiencia única: "El fantástico recorrido que atraviesa la villa. El pedrís que marca la riera hace de barrera con aquellos que no se atrevan a entrar en medio de las chispas, convirtiendo la ida y venida de gente y diablos en un auténtico espectáculo. El segundo aspecto es la magnífica complicidad de la gente a la hora de jugar con nosotros, haciendo unos desbordantes 'no pasaréis' y respetando nuestro trabajo en todo momento. Se nota que no solo nos valoran por el trabajo del día del correfoc, sino porque la pandilla ha sido siempre un revulsivo para la villa".

Trabajando los preparativos

Ya se están haciendo los preparativos para celebrar los 40 años del correfoc de buena ley: "Hemos contactado con la pandilla de Canet para hacerla tan gorda cómo podamos, intentando reivindicar el espíritu que llevó aquella gente a crear una cosa de la cual las dos villas se sienten orgullosas. No podemos desvelar nada, pero no dejaremos a nadie indiferente".

Archivado en:

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?