Qué son los intereses en negativo y cómo nos afectan
Qué son los intereses en negativo y cómo nos afectan

Qué son los intereses en negativo y cómo nos afectan

Desgranemos qué importancia tiene este tipo de interés y cómo nos pueden afectar.

Un tipo de interés negativo puede resultar difícil de entender, pero en realidad tiene un significado. El objetivo del BCE con esta medida es que el dinero fluyan y circulen, es decir, que la gente los use para comprar, para prestar, para invertir… pero que no se quede depositado en ninguna parte.

Con tipo de interés en negativo, el Banco Central Europeo no paga ningún tipo de rentabilidad a los bancos cuando estos depositan el dinero a las arcas, sino todo al contrario: las entidades que quieran mantener el dinero parado tendrán que pagar intereses por eso. Por el contrario, si un banco pide dinero al BCE, cuando tenga que volverlo no tendrá que pagar intereses, sino que tendrá que volver menos del que realmente pidió.

El objetivo último no es ninguno otro que penalizar que las entidades financieras tengan sus depósitos paralizados en el Banco Central Europeo e incentivarlas a prestar dinero a familias y empresas, para así reactivar la economía comunitaria impulsando el consumo y la inversión.

Algunas de las consecuencias principales de los tipos de interés negativos son las siguientes:

1. Cuentas a salto de mata y depósitos bancarios al 0 %

Los tipos al 0 % han penalizado, y mucho, a los ahorradores. Actualmente es muy difícil encontrar cuentas bancarias o depósitos que ofrezcan una rentabilidad elevada. Aún así, el tipo de interés mediano de los depósitos españoles a plazo fijo de hasta 1 año se ha mantenido por debajo del 0,05 % durante más de un año.

Combatir la inflación con productos de ahorro seguros hoy en día es más difícil que nunca. Los ahorradores tienen que buscar soluciones de ahorro transfronterizas que los permitan obtener una rentabilidad más elevada por el dinero.

2. Hipotecas más baratas

Las hipotecas referenciadas al euríbor, que son la gran mayoría a España, son hoy más baratas que nunca. La bajada de este indicador ha supuesto un abaratamiento de las cuotas hipotecarias de los ciudadanos. Este dinero extra que las familias no gastan se pueden destinar al ahorro o al consumo.

Aún así, para los bancos privados, la reducción de ingresos en concepto de intereses por hipotecas los ha llevado a aumentar los diferenciales sobre los cuales se aplica el euríbor y a fomentar la venta de hipotecas mixtas o fijas, que tienen un coste más grande.

3. Préstamos más accesibles

Los tipos al 0 % también han facilitado el acceso a los préstamos bancarios a particulares y familias. Los bancos prefieren prestar su dinero a tener que pagar para depositar a las arcas del BCE y, por lo tanto, flexibilizan las condiciones de concesión. Esto comporta un problema: el incremento exponencial de la morosidad.

4. Más comisiones

Si los ingresos vía intereses son menores, las entidades bancarias aumentan los ingresos a través de las comisiones. Particulares y empresas tienen que abonar tarifas cada vez más altas para realizar operaciones que antes los salían gratis, como por ejemplo transferencias bancarias, ingresos de cheques o pagos de impuestos, sobre todo si se hacen a las mismas oficinas bancarias.

Fuente: www.raisin.es

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?