Por qué sube el precio de la luz?
Por qué sube el precio de la luz?

Redacción

Por qué sube el precio de la luz?

A España, a pesar de salarios pobrísimos, la luz es cara cómo casi a ninguno otro lugar de Europa

La factura de la luz se ha ensartado por las nubes y seguro que durante las últimas semanas habéis leído, y probablemente en más de una ocasión, titulares que hablan de nuevos récords históricos en el precio de la luz. Pero, por qué motivos se está produciendo esta escalada que parece no tener fin?

El portal del 324 lo explica en un artículo que intenta encontrar respuestas en una problemática que afecta, directamente, el bolsillo de las personas. Un mercado mayorista casa ofrecida y demanda de los productores de energía y de los compradores (las comercialitzadores). Los precios se deciden con un día de antelación, esto quiere decir que los precios de hoy ya se decidieron ayer. Y de hecho, cualquier cliente puede consultarlos en la página web de la OMIE, el operador de este mercado.

Red Eléctrica es la encargada de hacer una previsión de los megawatts que se consumirán el día siguiente, en función de sí es un día festivo (menor demanda con las fábricas paradas) o laborable; también influye si las temperaturas son extremas y la demanda se dispara, cómo pasa en medio de un temporal de frío.

A partir de aquí, los productores de electricidad hacen sus ofertas. Los primeros a venderla son los que lo ofrecen más barata, que acostumbran a ser las nucleares, que, cómo que no pueden parar máquinas así como así, y para asegurarse que colocan su energía, a menudo lo ofrecen a un precio mínimo.

Después entran en juego los parques fotovoltaicos y eólicos, con una materia primera trueque y que difícilmente se puede almacenar a gran escala. Si con esto no hay bastante, se posan en funcionamiento las centrales hidráulicas y, cómo ha pasado estos días, las plantas de gas. Una operación que se repite por cada hora del día.

Un sistema que hay que rediseñar

Es decir, que si las centrales térmicas venden su electricidad por encima de los 80 euros megawatts hora, todos la cobrarán a este precio aunque lo hubieran ofrecido más trueque. Es el que en el sector se conoce cómo "dinero caído del cielo". Un dinero de los cuales se benefician energías más baratas.

Los detractores de este sistema dicen que es perverso y se tendría que rediseñar. Por ejemplo, costes que tienen las centrales térmicas de gas y carbón, cómo los derechos de emisión de CO2 que tienen que comprar por la contaminación que producen con el gas, y que por lo tanto, incluyen en su precio final de oferta, acaban siendo un beneficio por el resto de tecnologías netas. Estas no necesitan pagarlos porque no contaminan, pero en cambio, por este sistema de fijación de precios los acaban cobrando.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?