Los errores financieros más comunes
Los errores financieros más comunes

Paula Saez

Los errores financieros más comunes

Comentamos unos cuántos errores financieros comunes entre propietarios de Pymes o particulares que se pueden evitar si se previenen a tiempo.

Ser empresario no es nada fácil. Son muchos los parámetros que se tienen que tener en cuenta a la hora de gestionar nuestro negocio y cualquier consejo, sobre todo al empezar a emprender , es de agradecer. Mejorar la productividad y la comunicación a la empresa es esencial, pero también lo es el hecho de evitar, en la medida del que es posible, cometer errores financieros que pueden afectar gravemente al funcionamiento de nuestra empresa.

Por este motivo, a continuación os explicamos en detalle algunos de los más comunes para poder conocerlos a tiempo y evitarlos. Además, hay que señalar que muchos de ellos son consejos que también nos sirven para el día a día de nuestras finanzas personales, sin necesidad de tener un negocio profesional.

Los errores financieros más comunes

  • Controlar los gastos: contar con un plan de control de gastos y mantenerlo más allá de los primeros meses de actividad es muy importante para saber el que estamos gastando en cada momento y no confiarnos. Es habitual que muchos empresarios empiecen a gastar en branding, promoción y otros parámetros cuando se sienten confiados con el que están ingresando, pero siempre se tiene que vigilar estas cantidades y ser prudentes para no gastar más del que nos podemos permitir.
  • Mezclar el dinero del negocio con los ahorros personales: ideas cómo comprarnos un nuevo coche con el dinero de la empresa pueden ser tentadoras, pero a la larga resulta poco recomendable, puesto que causará una inestabilidad considerable y acabará para suponer el incumplimiento del primer punto. A pesar de que determinadas gastos personales puedan servir para dar un impulso inicial al negocio, siempre tenemos que saber mirar más allá y calcular el caro que nos puede salir un capricho.
  • Pedir préstamos con altas tasas de intereses: tenemos que informarnos bien de todas las opciones que tenemos disponibles antes de pedir cualquier tipo de préstamo con una finalidad personal o profesional, puesto que nunca sabemos si realmente podremos volver el dinero a tiempo o si el tipo de intereses que comporta pedir esta cantidad son realmente útiles y nos compensan.

Por otro lado, realizar un diagnóstico de nuestras finanzas de vez en cuando es adecuada para poder comprobar si necesitamos frenar y controlar nuestros gastos o si podemos estar tranquilos porque estamos haciendo las cosas correctamente. Hacernos preguntas a nosotros mismos cómo si solemos gastarnos el sueldo antes de recibirlo, cómo afrontamos el pago de un gasto inesperado, si tenemos que echar de ahorros para poder cubrir estos imprevistos...

Siempre estamos a tiempo de rectificar y darnos cuenta de que estamos gastando demasiado, ya sea al día a día o bien a nuestro negocio profesional. Empezar a ahorrar más, buscar nuevas vías de cobro, nuevos clientes o encargos...son muchas las opciones que tenemos en nuestras manos si descubrimos que estamos perdiendo dinero y tenemos que cambiar esta situación. Ahora llega la época navideña y es sinónimo de gastos, pero después, con la llegada del nuevo año, nos podemos empezar a recuperar y avanzar hacia una estabilidad deseada.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?