El faro de Calella, un paisaje mediterráneo típico del Maresme
El faro de Calella, un paisaje mediterráneo típico del Maresme

Unas vacaciones sin salir del Maresme

La comarca ofrece todo tipo de atractivos para los que este verano no pueden o no quieren marchar lejos

Una de las víctimas de la crisis derivada de la pandemia de Covid-19 son las vacaciones lejos de casa. Viajar se ha convertido en algo prohibitivo para mucha gente, ya sea por motivos económicos o estrictamente sanitarios. Sin recursos para irse al quinto pino o, aunque tengamos el dinero, sin posibilidades reales de hacerlo por cierre de fronteras o por miedo a meternos demasiadas horas en un avión con el virus circulante. Por lo tanto, toca apostar por los destinos de proximidad. Y en este sentido, los maresmencs nos podemos considerar muy afortunados, puesto que la comarca ofrece todo tipo de atractivos para todos los bolsillos, a tocar de casa.

En este reportaje ofrecemos media docena de propuestas que se adaptan a todo tipo de público e intereses, desde los amantes de la gastronomía y el vino hasta las familias con niños, pasando por los aventureros, los que no pueden vivir sin escapadas a la natura o los que necesitan una buena dosis de relax con los mejores tratamientos termales. En un radio de muy pocos kilómetros a la redonda, el Maresme despliega todos sus encantos, y este verano es el mejor momento para redescubrirlos.

La tierra de la pasa blanca

La DON Alella, la más pequeña de Cataluña y una de las más reducidas de toda la Península Ibérica. Pero la producción que surge de las viñas esparcidas por los suaves cerros maresmencs se ha abierto hasta ser particularmente apreciada por los expertos del país. En especial su vino blanco hecho con la variedad de uva más propia de esta zona, la pasa blanca. A la DO Alella también se producen blancos con garnatxa blanca o chardonnay y, me menor cuantía, rosados y negros.

terra de la pansa blanca

Las viñas de Alella son un paraíso enoturístic

 

La DO Alella ofrece magníficas oportunidades para la práctica de la enoturismo. Las bodegas que la conforman y el Consejo que la regula se han volcado al ofrecer todo tipo de actividades para el visitante que permiten maridar la cata de vinos con otras actividades culturales, festivas y de salud y bienestar. Un picnic a la bodega Bouquet, entre viñas y con impresionantes vistas al mar; vinoteràpia en la Alella Organic Spa para disfrutar del poder antioxidante, reafirmante e hidratante del vino en la piel; una visita guiada a la bodega cooperativa Alella Vinícola modernista construido por Jeroni Martorell (discípulo de Gaudí) con –obviamente- cata de vinos incluido; o una visita enológica a la espectacular bodega masía Can Roda. Tan sólo cuatro de las muchas propuestas que se pueden encontrar en el web de la DO de Alella para pasar uno o varios días disfrutando de la cultura del vino desde múltiplos vertientes.

 

 

Dejarse abrazar por el mar

"Por primera vez a nuestra vida, nos consideran una actividad especialmente segura!" se exclaman desde la Escuela de Vela de Mataró. Después de los meses de confinamiento, y ante el miedo que generan las aglomeraciones por la posible transmisión de la Covid-19, el mar es percibido este verano como la mejor vía de escape, de ocio y de relax. El Maresme, por fortuna de sus habitantes, ofrece un montón de oportunidades para disfrutar. La misma Escuela de Vela al puerto de su capital, con Cursos y salidas de vela ligera, kayak, paddlesurf, SUP y crucero. El Puerto de Mataró también es la sede de Blaumar , ideal para los quién se quieran iniciar en el mundo del submarinismo y explorar patrimonio natural tan valioso como el Alguer de Mataró.

escola de vela 1

Todo tipo de actividades náuticas desde los puertos y clubes maresmencs

 
En Port Balís, a Llavaneres, siempre han destacado por su gran oferta náutica. Por ejemplo, el alquiler de embarcaciones, los cursos de vela y de windsurf o los campus infantiles y juveniles. El club náutico de Arenys de Mar, por su parte, ofrece tastets de navegación, una manera de tener un primer contacto con las actividades náuticas, centrado en disciplinas como el kayak de mar, SUP, windsurf, catamarán, patín de vela, OpenBIC class y BIGSUP. Por quien quiera probar el Paddle surf, uno de los deportes más de moda en el Maresme, un lugar ideal es SUP Addict en Vilassar de Mar, donde prometen una formación completa para disfrutar de esta actividad desde el primer día.

 

 

Un relax más necesario que nunca

Este 2020 tan estresando que estamos teniendo, lleno de miedos, nervios e incertidumbres, bien merece un verano con propuestas relajantes y revitalizantes, para disfrutar teniendo cura de un mismo. No hay que ir paso mucho lejos para disfrutar del mejor wellness, puesto que el Maresme presenta un amplio abanico de spas, balnearios y aguas mesotermales . El epicentro es Caldes de Estrac, una villa termal muy reconocida gracias a los beneficios de sus aguas. El manantial mineromedicinal en Caldes de Estrac es calentado y mineralizado a 2800 metros de profundidad y emerge a 38,8°. Esta agua pura y cristalina fluye constantemente y mantiene sus propiedades biológicas, físicas y químicas, con un enorme potencial curativo y terapéutico. De ella se beneficia, por ejemplo, el Balneario de Caldes de Estrac, situado en medio de la población -junto a la plaza de la Villa- que data de principios del siglo XIX y es el único en Cataluña de titularidad pública.

relax 2

Balnearios como el de Caldetes ofrecen todo tipo de tratamientos

En Caldes (a pesar de que técnicamente se encuentra en el término municipal de Arenys de Mar) hay el balneario Titus, uno de los más muy valorados del Maresme, que incluye todo tipo de circuitos individuales y en pareja rellenados de masajes, baños y tratamientos de belleza. En Calella, el Silence Thalasso & Spa Fitness es un espacio hidrolúdico para evadirse del estrés y relajarse rodeado de nuevas sensaciones, aromas y cromoteràpia. Sauna finlandesa, baños de vapor, fuente de hielo, duchas bitérmicas, baños de hidromasaje y mucho más. En Mataró,el hotel URH también cuenta con su propio Spa que incluye piscina, jacuzzi y sauna.

 

 

Para disfrutar del verano en familia

Los niños y adolescentes son uno de los colectivos a quienes más se ha restringido la actividad durante el confinamiento, puesto que las escuelas se han mantenido cerradas desde mediados de mes de marzo hasta final de curso. Durante el mes de julio los casales de verano han sido un bálsamo, pero este agosto es más necesario que nunca disfrutar con los pequeños de la casa de actividades al aire libre.

per gaudir de l'estiu en familia

Aventuras de altura entre los árboles

Una opción interesante son los parques de aventura, como por ejemplo el Bosc Vertical, con dos suyos en Dosrius y en Mataró. Aventuras entre los árboles en espectaculares circuitos colgantes, gincanas, circuitos con segway, actividades de láser combat... la lista de propuestas es infinita, y resulta ideal porque padres e hijos disfruten plegados. En la misma línea se mueve Jalpí Aventura. El parque de Arenys de Munt ofrece un total de seis circuitos con dificultad progresiva, que suma un total de 90 actividades. Desde los 3 años y para todas las edades.

Una alternativa siempre a mano son los parques acuáticos, con Illa Fantasia al frente. Más de 70.000m2 con una veintena de toboganes con descensos abruptos y curvas pronunciadas, tres macropiscinas y una gran zona de picnic. Otro clásico es Marineland, en Palafolls, que además de parque acuático es zoo marino y delfinario, lleno de atracciones acuáticas y que también ofrece actividades pedagógicas para conocer el mundo de los delfines y los leones marinos.

Una de propuestas familiares de más éxito en el Maresme es Rukimon, al valle de Canyamars y dentro del Parque del Montnegre-Corredor. Un espacio también conocido como Burros de Corredor donde conviven todas las razas de burros y asnos de la Península, con los cuales se puede pasear adentrándose por el bosque. Senderismo, rutas infantiles e incluso la posibilidad de dormir entre burros, en un paraje de bosques mediterráneos precioso.

 

Perderse por los bosques a pie o en bicicleta

Pocas comarcas como el Maresme tienen hasta tres parques naturales en su territorio. El del Montnegre-Corredor, en la zona norte, el de la Cordillera Litoral, al centro, y el de la Cordillera de Marina a la banda sur, que hacen que casi todo el sector montañoso de la comarca esté protegido. Y, a la vez, llenos de senderos señalizados, el Maresme dispone de 500 kilómetros de pistas, caminos y senderos practicables a pie, en bicicleta y a caballo. Este verano es una oportunidad única para redescubrir los parajes que conforman la comarca, con una lista interminable de rutas que pasan por ermitas románicas, conjuntos megalíticos, bosques bastante indómitos y, por qué no, buenos restaurantes de cocina catalana tradicional.

perdres pels boscos

Los tres parques naturales del Maresme ofrecen infinitas posibilidades

En el web parcs.diba.cat se puede consultar los itinerarios de decenas de rutas por estos tres parques, con todo un amplio abanico de distancias, desniveles y dificultades, y que por lo tanto se adaptan a cualquier persona. Os proponemos tres de asequibles a buena parte del público:

 

  • Montnegre- Vall de la riera de Pineda. de poco más de 10km entre Pineda de Mar y Tordera, que pasa por espacios agrícolas y paisajes forestales de gran valor ambiental.
  • Cordillera Litoral - A la roca de en Toni. Desde Vilassar de Dalt, ensartamos hasta llegar al paraje del dolmen de Can Boquet, más conocido por la Roca de en Toni, uno de los lugares más emblemáticos del Parque. Se trata de un notable monumento megalítico
  • Cordillera de Marina – El valle de Montalegre. Excursión por los corriols y las pistas del Parque, de dificultad mediana y que destaca por sus espectaculares vistas del Bajo Maresme y del Barcelonès. Con unos bonos prismáticos hay bastante oportunidad de observar fauna.

Comentarios (2)

Carlos Hace 1 mes
La primera foto, al peu de foto hi posa on és.
La primera foto Hace 1 mes
Si us plau. No sé on és aquest racó tan bonic del Maresme de la primera foto, la de la bicicleta. M'agradaria saber-ho per poder-hi anar. No tenim res a envejar de la Costa Brava, ni tenim cap necessitat de moure'ns de la nostra comarca!