Una campana de la Vallamos
Noticias relacionadas
Una campana de la Vallamos

La Barram,, impertèrrita: el acto indefugible que no cambia nunca

Las campanas de Santa Maria anuncian que mañana es fiesta de las Santas, con concierto al balcó previo y morterets que resuenan

GEMA

Hoy es 26 y mañana es 27. Las Santas pueden ser pandèmiques, adaptadas, absortes, tristes y condicionadas. Con todos los asteriscos del mundo habidos y por haber. Pero el paso del tiempo es ineluctable y del mismo modo que hoy es Santa Anna y Santo Joaquim, mañana es Santa Juliana y Santa Semproniana. Fiesta gorda a Mataró y a Santa Maria, con razón en la vigilia las campanas cercan y resuenan más que en ningún otra día.

Es la Barram,, literalmente 'por encima de todo el resto', y la repicada. Media hora simple. Incluso rupestre. Pero en tiempo cómo estos se revaloriza: el único acto que no cambia nunca, ni ahora. Impertèrrita, la Barram.

9107D63E C468 4F12 866A A87B503C8E87
Concert de Barram, fora de programa. Foto: Jordi S

Concierto de Barram, al balcó, fuera de programa. Foto: Jordi S

Banner Santes Mataró

Concierto 'improvisado' al balcó

Ya pasó el año pasado y este golpe otro golpe. La Barram, tiene un preludio en forma de concierto, que este año tampoco estaba programado. Por lo tanto los músicos han ido al balcó de can el Spa, a la Plaza, y desde allá han tocado las canciones propias de Las Santas. Ha servido de calentamiento y evocación. En su punto de las dos, cómo siempre y corresponde, la Vallamos.

Las 27 batalladas, en series de nuevo batalladas por campana gorda de pequeña a grande (la Carme, la Montserrat y la Miquela) responden al tritlleig de las dos pequeñas (la Juliana y la Semproniana). Después media hora de repicada donde se suman las campanas de las horas, la Madrona y la Candelera.

La gent, pendent de la Barram. Foto: Helena DR

La gente, pendiente de la Barram,. Foto: Helena Dr

La Barram, tiene la gracia de la simplicidad. Es cómo un carquinyoli: seco, pero dulce: que resulta. También de la perseverància: media hora de obstinada repicada y 35 morterets que resuenan todavía más, para hacer más evidente y avinent el convite al día siguiente. Debajo, a pesar de que los árboles de Santa Maria parece que quieran convertir el campanario en un secreto oculto, decenas y decenas de personas. Fieles a la cita, pendientes del calendario. Sabedores que hoy es 26, mañana 27 y la Barram, no los fallará. En tiempo así, mucha certeza comparada con todo el resto.

Archivado en:

Comentarios (1)

veí molest Hace 1 año
La Barram: un acte cavernícola i sorollós que no porta enlloc. Prou de contaminació acústica innecessària. Menys campanades i més empatia i solidaritat.